Antes los objetos se hacían para durar, para ser reparados. Hoy se hacen en grandes cadenas de producción con el único fin de ser caducos. Ya no se repara ni se cuida con mimo objetos y artículos que nos acompañaban toda la vida, que nos servían durante generaciones. Los artesanos tradicionales han desaparecido, y en su lugar solo existen puntos de desperdicios y cadenas de ventas de baratijas. Puro consumismo decadente.

Sé bienvenid@ a Duraderos, el primer blog de consumo en donde nos fijamos en la fiabilidad de los productos y en su utilidad práctica. Aquí te hablaremos de los objetos y artículos hechos para durar y para resistir el más rudo trato diario, nuestro ritmo. Hechos como antes. En una palabra: duraderos.

www.Duraderos.Blogspot.com

11.5.17

Cómo construir uno mismo una zona de agarre blanda para el bolígrafo


Siendo el Inoxcrom Rocky uno de los bolígrafos más ligeros del mercado (y sin posibilidades de que ningún otro vaya a desbancarlo, al menos a corto plazo), y uno de mis favoritos, y visto que un bolígrafo con zona de agarre acolchada es tremendamente difícil de encontrar (hay muchos, pero no uno que sea bueno en todo y con recambio intercambiable -dejando de lado en parte el Pelikan Beat Pen, que ya mencionamos aquí, claro-), me surgió la idea de por qué no añadirle un elemento que cumpla la función de zona de agarre almohadillada, algo como los accesorios que se vendían antes, pero más casero, más fácil de adquirir y también barato, y que se pudiera encontrar en casi cualquier parte.

Estaba pensando en tuberías de goma, o en tubos de plástico, pero la mayoría son demasiado duros y casi sería como dejar el bolígrafo sin nada. Entonces decidí probar con el capuchón de un aplicador de gotas.




Esa pieza es de caucho, muy ligera y, lo mejor, suave y blanda, de manera que podría cumplir su función perfectamente. Además, estos frasquitos se pueden encontrar fácilmente en las farmacias, y su precio es muy bajo.

Lo que yo hice fue quitarle el capuchón de caucho (se retira simplemente tirando de él), y cortarle la parte superior. Queda un reborde bastante ostentoso en su extremo, pero comprobé que no me molesta al escribir incluso permite que los dedos "jueguen" en distintas posiciones, haciendo que escribiendo durante mucho tiempo uno canse menos. No obstante yo se lo eliminé, y a quien no le guste puede retirársela también.


Sé que estéticamente queda bastante poco atractivo y no va a ganar un concurso de belleza, pero eso es lo de menos y lo que importa es que cumple su función muy bien, que es lo que interesa. Además, así podemos cambiar la zona de agarre almohadillada siempre que queramos, sin cambiar de bolígrafo y sin tener que adquirir uno nuevo.

He de señalar, no obstante, que el diámetro de la caña del bolígrafo del Rocky es perfecto para este tipo de aplicador, pero en otros bolígrafos más estrechos puede quedarnos flojo, lo que hay que tener muy en cuenta.

En cuanto al almohadillado, al ser una zona enormemente esponjosa la comodidad de escritura es muy alta, y es realmente confortable. Lo he probado y la verdad es que ya no lo pienso retirar, es muy agradable al tacto y permite escribir durante mucho más tiempo.


| Redacción: Duraderos.com / Duraderos.blogspot.com

1 comentario :

  1. Un sistema sencillo, pero muy ingenioso. ¡Me gusta!

    ResponderEliminar

Último reportaje

Ravon, la nueva marca rusa de automóviles